ASMA Y ENFERMEDADES BUCALES

ASMA Y ENFERMEDADES BUCALES

  • Asma y enfermedades bucodentales

El asma es una condición inflamatoria crónica que causa una constricción de las vías aéreas, produciendo exceso de moco y, por tanto, dificultando la respiración. Se le asocia una respuesta intensa bronquial ante diferentes estímulos. Es la enfermedad crónica infantil más frecuente

Esta condición es reversible, tanto de manera espontánea como por medio de diferentes medicamentos (broncodilatadores, corticoesteroides y anticolinérgicos, siendo la mayoría inhalados o en formato de jarabe).

Las personas asmáticas (medicadas o no) pueden sufrir alteraciones en sus cavidades orales. Además, el uso de los medicamentos potencia el riesgo de padecerlas. Sus efectos aumentan el índice de caries y erosiones dentales, enfermedad periodontal y candidiasis oral.

Las caries producidas por los medicamentos pueden deberse a la disminución de saliva que estos producen, ya que provoca un desequilibrio en la disolución del esmalte. Asimismo, se produce una disminución del pH, dejando un medio más cariogénico. Por otra parte, a los jarabes también se les añaden azúcares con el fin de disimular el sabor del medicamento.

En la clínica odontológica se debe tener especial cuidado con los pacientes asmáticos, ya que la ansiedad puede precipitar una crisis asmática. Es recomendable que el paciente lleve consigo la medicación habitual para ingerir una vez concluida la visita o, por si fuera necesario, en el caso de desencadenar una crisis.

Estos pacientes deberían recibir atención profiláctica especial, además de la educación correspondiente para reducir las alteraciones mencionadas anteriormente.

Aprender a cepillarse los dientes correctamente y estar motivado para la higiene diaria mejora considerablemente la salud bucodental.

Será recomendable realizar un control odontológico cada 3 meses, además de cepillarse con pastas y geles fluoradas de uso diario. Siempre y cuando sea posible, no administrar los corticosteroides inmediatamente antes de acostarse. Y tras su administración, realizar un enjuague exhaustivo. Igual de importante es el control del consumo de carbohidratos.

Cuando se trata de pacientes pediátricos, es importante que los padres hagan énfasis en el cumplimiento de estas medidas preventivas, para que así, junto a las visitas correspondientes al dentista se consiga una buena calidad de vida para los pequeños.

Leire Izaskun Achútegui

Leave a Comment

Name*

Email* (never published)

Website

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.